.
Headline

21 sept. 2015

Pin It

Widgets

ROBERT LAGOS Y SU GRAN PASO POR PIONEROS DE MÉXICO, ENTREVISTA DE DIAGONAL SPORT

ROBERT LAGOS Y SU GRAN PASO POR PIONEROS DE MÉXICO, ENTREVISTA DE DIAGONAL SPORT
ROBERT LAGOS, UN CHILENO PIONERO DE CORAZÓN

Representó a su país por más de una década y jugó en clubes importantes, donde logró campeonatos; viene de una estirpe deportiva de abolengo, y llegó a Cancún sin pensar en seguir en el básquetbol, pero la franquicia de Pioneros lo atrapó y ahora trabaja 24x7, para algún día dirigirla

Robert Lagos Pizarro, de origen chileno, lleva 26 de sus 42 años de vida dedicado en cuerpo y alma al deporte ráfaga, y a ocho años de formar parte de los Pioneros de Quintana Roo se dice listo para dirigirlos, por lo que está a la espera de una oportunidad, aunque sus metas van más allá: “dirigir algún día la selección de México o la de Chile”, y para eso trabaja 24x7, 24 horas al día los 7 días de la semana.

Lagos Pizarro procede de una dinastía de campeones: su padre fue siete veces monarca nacional de waterpolo, sus abuelos reyes nacionales y sudamericanos de natación y ciclismo, y una de sus primas campeona nacional y sudamericana en atletismo en 4 x 100 metros planos. Con esa estirpe deportiva en la sangre, durante sus primeros 15 años de vida destacaba en el fútbol y el básquetbol, pero ver jugar a Michael Jordan en la duela guiando a los Toros de Chicago, en el inicio de la transmisión de los Juegos de la NBA, fue el detonante para decidirse por este último deporte.

Aunado a ello, tenía amigos que se habían ido a vivir a Estados Unidos y le enviaban videos deMichael Jordan y de All Star, “donde estaban todas las estrellas, y la verdad es que fue atrapándome, cautivándome y bueno, aquí estoy”.

Con 1.94 metros de estatura a los 16 años, fue convocado a la preselección nacional en categoría de 19 años; “en aquel entonces tenía bastante habilidad y ese gatillo que pudiera proyectarme mejor”. Así inició una carrera fructífera.

Robert Lagos es hoy un destacado ex basquetbolista seleccionado chileno, considerado entre los cinco mejores jugadores que ha tenido su país. Sobresalió en clubes como Colo Colo, Universidad Católica, Universidad de Concepción, Provincial Ozono y Provincial Llanquihue, de los cuales salió campeón en tres, participó en la Liga Sudamericana, en los Panamericanos.“Tengo bastante experiencia como jugador, conozco ligas de prácticamente toda Sudamérica y ahora también en Centroamérica, con todos estos años que he pasado en Pioneros, la verdad es que conozco bastante”.

Se considera afortunado al recordar el grito de 60 mil gargantas coreando que “campeón hay uno solo: Colo Colo”, el eterno campeón; hasta se le enchina la piel todavía, dice sonriente.

Además de Michael Jordan admira a Magic Jhonson, a “Dr. J”, y lo embelesaba mirar en acción al conjunto de San Antonio Spurs, por su nivel de juego: “era digno de verlo, analizarlo y estudiarlo”.



“HUELLAS DE GUERRA”

El básquetbol lo ha marcado para siempre, su cuerpo exhibe “las huellas de guerra” obtenidas a lo largo de los años, que van desde fracturas, distensiones de ligamentos y cicatrices en el rostro; a los 32 años se retiró de las competencias en las duelas jugando con el equipo de la Universidad Autónoma de Chile, donde obtuvo una beca para estudiar y graduarse como licenciado en administración en empresas.

Llegó a México, exactamente a Cancún, por una oferta de trabajo como director de mercadotecnia en el año 2007, “y estando aquí me entero de la existencia de Pioneros de Quintana Roo; empiezo a conocer gente, conocí a la familia Ramos, Mauricio y Sandra, quienes me hacen la invitación para venir a entrenar fuera de mi horario de trabajo”.

Poco a poco empezó a relacionarse “con la gente del deporte, del básquet, del deporte ráfaga, ahí fue cuando ya me vinculé con el deporte aquí en Cancún”. Por entonces llegó como entrenador en jefe de Pioneros el argentino Daniel Alberto Jaule, quien fue presentado en rueda de prensa el 6 de octubre de 2007 en el hotel Raddison.

“Días después me invitó a ser su asistente, y yo ni lo pensé dos veces, es ahí donde empiezo a trabajar en la organización. Renán Castro, presidente del equipo, me ofreció hacerme cargo de las fuerzas básicas; realicé el proyecto de posicionamiento primero en el estado, luego a nivel regional, a nivel nacional, y digo con orgullo que fuimos la primera franquicia en tener todas las categorías, desde lo que es iniciación hasta la alta competencia.

“Hoy en día te digo con mucha satisfacción y orgullo que hablar del básquetbol mexicano a nivel de clubes es sinónimo de Pioneros, después de la incursión como director de las fuerzas básicas evidentemente tenía deseos de proyectarme a nivel profesional, hablé con los dirigentes, la verdad es que lo aceptaron de muy buena manera y ahí fue cuando ya me incorporé al equipo de liga nacional, y bueno, así hemos ido creciendo”.

El 2006 fue el año de la incursión de Pioneros en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, y en estos pocos años el equipo ha hecho historia: ha jugado tres finales de la LNBP, se convirtió en el primer club mexicano en ganar la Liga de las Américas, ya que triunfó en dos partidos en el Final Four de la edición 2012 de dicho torneo, y se coronó por el criterio de "dominio" ante La Unión de Formosa de Argentina, a la cual derrotó en la jornada inaugural.

Jugó la final de la Liga de las Américas al dejar fuera a Flamengo de Brasil, pero ante Baurú, otro equipo carioca, perdió la oportunidad de coronarse nuevamente monarca. “Han sido muchos años de sacrificio y esfuerzo, de mucho trabajo, que han sido recompensados con los logros obtenidos”, afirma el espigado deportista.



México puede ser potencia mundial, si quiere

Las conquistas del Club Pioneros han contribuido para que México sea posicionado a nivel mundial, además de volver a participar en un Mundial después de 40 años, pero lo que falta, en su opinión, “son mayores gestiones y continuidad a los procesos, lo que llevaría a mejorar indudablemente; hemos coincidido con entrenadores en que México puede ser una potencia mundial en el básquetbol si quiere, no le falta nada, lo tiene todo”.

Considera que “así como los instructores y jugadores se forman todos los días, capacitándose y entrenando, así también debieran hacerlo los dirigentes, deben instruirse, actualizarse y formarse; es una lástima que en los procesos nacionales cambian jugadores, cambian entrenadores pero siguen los mismos dirigentes”.

Lagos Pizarro ha formado una familia al lado de su esposa Mónica y sus dos hijas, Florencia yBárbara, motores de su vida y de sus sueños. “Todo estos años que he trabajado en la franquicia de Pioneros me han hecho tener la ilusión de dirigirlos, soy muy respetuoso de las decisiones de los dirigentes, pero si me dan la oportunidad la aprovecharé al máximo y me brindaré por entero.

“Creo conocer la liga a fondo, a todos los jugadores, mi función hoy en día, como parte del staff técnico del equipo nacional, es hacer scouting. Me siento preparado, con muchas ganas y listo para guiar a Pioneros de Quintana Roo, ya en un ocasión los dirigí momentáneamente, porque además soy un pionero de corazón, le tengo lealtad a la organización; he tenido ofrecimientos en mi país, pero primero tengo que aprender a caminar para después correr”.

Su máxima aspiración es dirigir la selección mexicana o la de Chile, porque cuenta con la pasión, con el compromiso, con una formación integral, pero sobre todo tiene la capacidad y los conocimientos necesarios en el deporte ráfaga.

Entrevista
SERGIO MASTÉ / Diagonal Sport
 
Copyright © 2014 Zona Basket Curico