.
Headline

18 ene. 2016

Pin It

Widgets

El impulso de Valdivia

Sebastián Suárez es uno de los jugadores chilenos con mejor rechazo del torneo. Su receta: la autosuperación.
 
Carlos González L.
 
 
 
Sebastián Suárez conduce un balón frente a ABA Ancud. Foto: Agencia Uno.
 
No es muy común ver a un chileno con el salto de Sebastián Suárez. El Chapa llama la atención por su facilidad para rechazar, lo que le ha permitido convertirse en un especialista en clavadas. De hecho, en noviembre se quedó con la competencia de esta modalidad en el Juego de las Estrellas de la Liga Nacional de Básquetbol.
 
Hoy es uno de los puntales de la campaña de Valdivia en el torneo, donde marca diferencias. Sin embargo, el ancuditano prefiere bajar el perfil a sus virtudes. “Todos los americanos tienen un rechazo igual o mejor que el mío. No debería ser increíble ver que un chileno tenga esa capacidad. Los chilenos deberíamos preocuparnos de no quedar atrás y trabajar en nuestras capacidades. Que no sea increíble que un chileno la clave; debería ser normal”, afirma.
 
Con 24 años, destaca por su experiencia en Estados Unidos, donde estuvo cuatro años. Fue becado por la West Lake Prep Academy de Fort Lauderdale, en Florida, y luego jugó dos temporadas en Western Nebraska Community College, de la NCAA 2, y otra en Portland State University, de la NCAA.
 
“Aprendí muchas cosas del juego y de la ética de trabajo. No hay nada mejor que jugar contra personas buenas. Yo quiero jugar siempre con los mejores para aprender más, a diferencia de otros que prefieren jugar con los más malos para ganar por mucho”, reflexiona.
 
Por otra parte, es bastante crítico con la forma de ver el básquetbol que existe en el país: “La mentalidad es un poco más envidiosa. Ven a uno que convierte y dicen ‘qué bueno, ojalá que siga convirtiendo’. En vez de acercarse y querer autosuperarse. Somos muy poco humildes. No se pierde el orgullo en preguntar”.
 
En esta línea, expone su propio caso. “Yo siempre he tenido la ambición de convertirme en un muy buen jugador. Cuando volví era uno más, pero siempre he tenido la mentalidad de alcanzar al que está al lado. Había jugadores más rápidos y que saltaban más alto que yo, pero me esforzaba un poco más y les preguntaba cómo lo hacían, porque quería superarme”, detalla.
 
Por esa razón aconseja a sus compañeros y busca transmitirles sus experiencias. Pero evita decir que es un referente. “Para algunos compañeros puede que sí sea un referente, pero hay otros tan o más talentosos como yo. No soy nadie para decir que soy uno. Lo que sí hago es tratar de ayudar a algunos compañeros que tienen menos minutos. Les digo cómo practicar y qué mejorar. Lo bueno es que todos tenemos la capacidad de escucharnos. Lo mismo cuando habla Erik (Carrasco)y Claus (Prutzmann)”. Y agrega: “Estamos mentalizados para salir campeones. Será clave ganar el próximo partido”.
 
Copyright © 2014 Zona Basket Curico