.
Headline

8 mar. 2016

Pin It

Widgets

Carlos Musso" La UdeC es un desafío muy grande"

El nuevo entrenador del básquetbol de la Universidad de Concepción expresó desde Argentina su alegría de volver al Campanil, ahora como entrenador titular. El proceso comenzará a mediados de abril con la Libcentro.
Tras un recordado paso de tres años como ayudante y preparador físico de Jorge Luis Álvarez entre 2011 y 2013, ahora lo hará a la cabeza del nuevo cuerpo técnico que iniciará el nuevo proceso del plantel cestero del Campanil.
Con dos temporadas de experiencia como DT titular de ABA Ancud, equipo con el que llegó a semifinales de la Liga Nacional, el adiestrador trasandino espera volcar toda su experiencia previa en este nuevo desafío personal, en una institución que dice marcó su carrera para bien.
- ¿Qué significa para ti este regreso a la UdeC?

- Es una alegría muy grande. Estos últimos dos años han sido de mucho crecimiento profesional y he trabajado muy duro en ABA Ancud, y eso creo que se ha visto reflejado en el hecho de que en la Universidad se fijaran en mí. Estoy muy contento por este nuevo proceso que estamos prontos a arrancar.

- Jorge Luis Álvarez (ex DT de la UdeC) comentaba que siempre estuviste más inclinado a ser DT, a dirigir, que a la preparación física…

- Sí. Siempre dirigí y tengo la formación de profesor de Educación física. En mi paso anterior por la UdeC me tocó hacer las dos funciones y trabajando con Jorge me sentía muy cómodo. De todas maneras, yo venía de ser siempre entrenador y quizás era porque manejaba mucho más ese aspecto.

- ¿Cómo tomaste ese llamado de la UdeC para preguntarse si querías ser el nuevo entrenador del básquetbol?

- Se pusieron en contacto los dirigentes conmigo y me contaron un poco del proyecto. Así me hicieron saber que tenían intenciones claras de que yo fuese su entrenador. Yo siempre he sido un agradecido de la Universidad porque siento que mi paso anterior por aquí me marcó mucho, y obviamente tenía la intención de en algún momento dirigir el equipo.

- No te costó decidirte entonces…

- No lo pensé dos veces. Dirigir a la UdeC es un desafío muy grande e importante en mi carrera y obviamente acepté porque siento que estoy en un buen momento profesional. Además, la institución año a año demuestra que crece cada vez más, y siento que es bueno que esos caminos se junten.

- ¿En qué te marcó tu primer paso por el básquetbol de la UdeC?

- En un estilo de vida, de manejarse siempre con respeto y con valores claros, de no renunciar nunca a tus convicciones. Eso es algo que la UdeC lo tiene muy marcado, con un prestigio muy bien ganado. Estando tanto tiempo ahí, que para mí fueron tres años, cantidad que es bastante tiempo en una institución para un profesional del deporte, son valores con los que me identifico y me agrada estar en un entorno en que manejan los mismos valores que yo.

- Tienes buenos recuerdos de la UdeC…

- Fueron tres años muy gratos. Fui muy bien tratado por la gente de la universidad, que es un detalle importante porque te hacen sentir como en casa. Y eso te lo digo en general, desde los dirigentes pasando por los empleados del club, la gente de la universidad misma, el equipo universitario, todo ese espíritu que rodea a la institución es muy bonito y uno siempre tiene ganas de estar ahí.

- ¿En qué va a consistir el proyecto que dirigirás en el básquetbol de la UdeC a grandes rasgos?

- Obviamente al llegar a la UdeC entre mis objetivos está el pelear dentro de los primeros planos del básquetbol nacional. Siempre ha sido la historia del club y siento que la UdeC tiene el potencial para ser un equipo top en ambas ligas, tanto en Libcentro como en Liga Nacional. Claramente uno se pone como meta pelear los títulos.

- ¿Estarás vinculado también al área universitaria?

- Así es. Y en ese aspecto queremos tener un equipo competitivo, bien entrenado, que refleje todos los valores de la universidad y que nos permita tener participaciones en los nacionales de esa categoría.

- El primer desafío va a ser la Libcentro y no queda mucho para ese torneo ¿cuánto complica eso?

- El hecho objetivo es que la UdeC llegó a instancias finales de la Liga Nacional y por tanto están recién terminando su temporada, así que no vamos a tener gran cantidad de tiempo para prepararnos con miras al primer torneo, pero confiamos en que vamos a tener un plantel competitivo y bien formado, y que eso nos va a dar con el correr de los meses el afiatamiento y espíritu de equipo que tenemos que ir logrando.

- ¿Habrá muchas modificaciones?

- Obviamente hay cambios cuando llega un entrenador nuevo y hay que definir la plantilla aún. Habrá que ir construyendo este proyecto paso a paso, ir todos los días poniendo con calma los ladrillos.

- ¿Cuánto sientes que te va a ayudar en tu paso por la UdeC la experiencia de los últimos dos años, sumado a lo que conoces del equipo y la institución?

- Muchísimo. El trabajo del entrenador es evolucionar año a año y torneo a torneo. Mis últimos dos años en Ancud que es una plaza muy exigente me han ayudado a crecer mucho en ese sentido. Pude saber lo que es ser jefe del cuerpo técnico de un equipo de básquetbol profesional chileno, porque es una función distinta a ser asistente. Dos años en los que vivimos muchas cosas, muchos torneos, algo que a uno lo va fogueando mucho.

- Se complementa con lo vivido en la UdeC…

- Tengo tres años de experiencia en la universidad. Conozco a los jugadores y a la gente con la que voy a trabajar, y creo que tengo una gran ventaja en todo eso, además del bagaje obtenido por lo hecho en Ancud que espero me dé réditos ahora, una experiencia muy importante.

- Sin desmerecer lo que es Ancud, ¿en la UdeC tendrás más herramientas para desempeñar tu función?

- Si, la verdad es que la UdeC es un lugar excelente para trabajar, la institución tiene todo para hacer un gran trabajo, con las mejores condiciones profesionales. Uno está en un entorno que lo potencia y eso es algo que tenemos que saber aprovechar tanto mi cuerpo técnico como yo.


El inicio de una nueva era en el básquetbol de la UdeC


La llegada de Carlos Musso tras la partida de Pablo Ares en la banca del plantel de básquetbol profesional de la Universidad de Concepción, fue la primera de varias medidas tendientes a reformular el proyecto de la rama cestera del Campanil.

Durante esta semana se trabajará en la conformación del plantel de jugadores, dentro del que sólo los nacionales Claudio Naranjo y Mauricio Cisternas mantienen contrato vigente, restando por definir la continuidad de Pablo Coro, Patricio Briones, Claudio Cabrera, Francisco Pavez y el norteamericano de madre chilena, Charles Rosemberg.

Junto con ellos, los jóvenes Diego Silva y Carlos Lauler continuarían como parte de los sub 23 con miras a la Libcentro que comenzará a mediados de abril.

En tanto, aún no está claro el formato de este torneo, pero se estima que cada plantel deberá tener seis jugadores adultos, cinco sub 23, a lo que se sumaría un refuerzo extranjero.
 
Copyright © 2014 Zona Basket Curico