.
Headline

27 mar. 2016

Pin It

Widgets

Comunidad siria busca rescatar su gimnasio de avenida Mackenna

INFRAESTRUCTURA. A fines de los '80 el recinto deportivo dio paso a un espacio que hasta hace un año fue utilizado como bodega. Actualmente la colectividad árabe está viendo las alternativas para darle vida al inmueble, ya sea para eventos deportivos o bien como un espacio para arrendarlo.
Mientras la av. Mackenna sufre diversos cambios por el proceso de remodelación que comenzó hace dos años, cientos de conductores deben avanzar lentamente todos los días por el tramo de Bulnes y Portales, donde nuevamente se alza con toda su grandeza el gimnasio Sirio.
Gracias a las faenas de ampliación de la arteria, es posible -sobre todo para las nuevas generaciones- admirar con mayor detención al coloso de mil metros cuadrados, el cual luce los efectos del abandono.
No obstante, su pasado da cuenta de una historia de éxitos deportivos, de vítores y punto de encuentro de la comunidad árabe siria en torno al deporte.
 
Y es que precisamente dicha disciplina, a contar de los años '50, fue la impulsora de concretar la enorme mole. Y es que eran tiempos donde los clubes Español, Sirio, Llanquihue, Ben Hur, entre otros, protagonizaban epopeyas dignas de admirar desde las galerías.
No obstante, ahora el viejo inmueble se encuentra a la espera de ser refaccionado gracias a la voluntad de la propia comunidad siria. Aunque no existe un proyecto concreto, entre las alternativas se cuentan recuperarlo como recinto deportivo o bien dejarlo como un inmueble que pueda ser arrendado.

Historia y básquetbol

En su fachada aún quedan recuerdos de su pasado como bodega, donde se aprecia la publicidad de una marca de pintura y otra de Comercial Climent. Además, más del 90% de las ventanas que en algún momento permitían la iluminación natural del recinto, se encuentran rotas, ya sea por la acción vandálica de algunos o por efecto del tiempo.
Al respecto Rafael Kauak, presidente de la colectividad Árabe-Siria de Osorno, señala que aunque el edificio actualmente se encuentra sin uso, existe la intención de la colectividad por rescatarlo de una vez por todas del abandono que presenta desde hace aproximadamente 25 años.
"Hasta hace un año aproximadamente como comunidad lo arrendábamos como bodega a una empresa, pero eso es algo que se dejó de hacer. Además, desde que comenzaron paralelamente los trabajos que se están haciendo en Mackenna, estamos pensando en un proyecto serio en que se pueda rescatar de una vez por todas el inmueble", agregó Kauak.
Según el dirigente de la colectividad, en las décadas de los '60 y '70 el gimnasio formaba parte de una actividad fuerte relacionada con el básquetbol.
Como explica el también superintendente de Bomberos, las competencias en aquellos años eran seguidas por el público que animaba a sus respectivos equipos, donde el Deportivo Sirio -que vestía de verde- era uno de sus protagonistas.
"Varios de sus jugadores en algún momento resultaron ser seleccionados de la ciudad en una liga que se llamaba Sopesur, donde participaban equipos representativos desde Concepción hasta Puerto Monto, incluyendo quintetos de Temuco y Valdivia", rememora.
Precisamente, entre las razones que llevaron a levantar el coloso deportivo, se cuenta la necesidad de contar con una cancha techada para la práctica deportiva, pues en la década del '50 sólo el Español contaba con gimnasio; el resto, como el Llanquihue y Ben Hur, sólo poseían estadios al aire libre.
Y como el Deportivo Sirio no contaba siquiera con una cancha de entrenamiento, optó por construirse un recinto donde llevar a cabo sus partidos de local.
"Se compró un terreno y se comenzó la construcción. Al no poder contar con todos los recursos, los mismos jóvenes realizaban Kermesse (fiestas o veladas de baile donde se vendía comida) y rifas con el fin de recaudar fondos, lo que finalmente se logró", recuerda Kauak.

Gloria del baloncesto

El recinto, que siempre contó con graderías de cemento en un solo lado, finalmente se convirtió en una alternativa de juego -en aquellos tiempos- para el único recinto que existía: el del Deportivo Español, que por mucho tiempo fue el club que dominó la escena del básquetbol local.
"Nos costó llegar a tener el gimnasio", recuerda Eduardo Ayub, ex preseleccionado chileno y jugador del Deportivo Sirio desde 1946 a 1969, testigo directo de cómo se levantó el gimnasio y con ello la gloria del club deportivo.
Con varios archivos a cuestas y 87 años de edad, pocos podrían como Eduardo recordar aquellos años donde el gimnasio era un punto de encuentro para los amantes del básquetbol y que por aquellos años llenaban las tribunas de cemento.
Considerado uno de los mejores exponentes osorninos de la época y alabado en cada uno de los recortes que mantiene perfectamente ordenados en carpetas, Ayub indica que luego de su paso por Osorno, también emigró a clubes de Santiago, como el Sirio de la capital.
"En aquellos tiempos existían muchos equipos buenos en el sur de Chile y se realizaban hartas competencias, las cuales uno hacía por el amor a la camiseta y no por el dinero como ahora", señala.
"Era un verdadero espectáculo ver cómo la gente repletaba el Sirio o el gimnasio del Deportivo Español, para ver los partidos de una liga local que contaba con varios equipos", finaliza.
Pasados los años, el básquetbol comenzó a decaer, hasta que a mediados de los '80, sólo las instituciones con más recursos pudieron subsistir, como fue el caso de Malta Morenita que tuvo el apoyo de la CCU.
En el caso del Sirio, si bien hubo un esfuerzo por sentar presencia en Dimayor, incluso contó con la incorporación de un joven Pablo Coro en 1988 (luego campeón con Provincial Osorno), la institución desaparece ese mismo año.

Futuro

En cuanto a la estructura, Rafael Kauak explicó que la fachada presenta mayores problemas, ya que por dentro el recinto se encuentra en relativo buen estado debido a su construcción en cemento. "Obviamente la cancha presenta problemas, pero es algo que se puede resolver", detalló.
Por lo mismo una vez que concluyan los trabajos viales, se comenzaría a trabajar en el frontis y en algunos arreglos internos del inmueble.
Tras ello se procedería por parte de la Comunidad Árabe-Siria que administra el recinto, a decidir su futuro uso. Pese a que admite que la intención de refaccionarlo se apuró con las obras viales, Kauak advierte que desde hace un tiempo ya existían conversaciones para rescatar el inmueble.
 
Copyright © 2014 Zona Basket Curico