.
Headline

24 mar. 2016

Pin It

Widgets

Los basquetbolistas chillanejos que brillan en el concierto nacional

Sebastián Sáez Selaive es el más experimentado de los cuatro chillanejos que están jugando a nivel nacional baloncesto.

Con 32 años, fue capitán y símbolo de Español de Talca, defendió a la Universidad Católica del Maule, tuvo un paso por Ancud y tiene el orgullo de haber sido seleccionado chileno en los Juegos Odesur 2014, obteniendo medalla de plata. El jugador egresado del Colegio Padre Hurtado, también la temporada 2013 jugó por Chillán la Liga Libcentro, aprovechando el receso en ese entonces de Español.

Como juvenil fue campeón nacional reforzando a Temuco y Concepción, además fue seleccionado Sub 21 e Intermedia, mientras que en las ligas locales está su presencia en la Universidad Católica del Maule y Español de Talca, equipo en el que asumió la capitanía el 2010 logrando el campeonato Movistar.

Sin embargo, hace algunos días fichó por la Universidad de Concepción, en una de las contrataciones que remeció el mercado nacional.

“Firme por la UdeC para fortalecer mi aspiración al título. Creo que si bien Valdivia es candidato, hay otros equipos fuertes en el sur, más que en el norte, donde están los Leones de Quilpué y la ‘udeconce’, para el sur Ancud, Puerto Varas y Osorno también son candidatos”, anticipa el chillanejo que fue medallista sudamericano.
Guillermo Quezada tiene 26 años, mide   cerca de 2 metros y egresó del Colegio Concepción. Estudia Educación Física en la Universidad Católica del Maule, en Talca, por la que jugó en diversos nacionales.

Hace un par de semanas fue contratado por Español de Talca, club con el que pretende ser animador de la Libcentro y la Liga Nacional. El ala pivot o pivote chillanejo tiene claro sus objetivos para esta temporada.

“Defenderé los colores de Español de Talca. El club se contactó conmigo por medio de su entrenador, Héctor Vera y desde hace una semana estoy participando en el equipo. Mis principales logros han sido ser seleccionado en la UCM en los distintos nacionales universitarios con muy buenos resultados, Libsur con el equipo de Victoria, Libcentro en dos ocasiones con el equipo de Chillán y jugué Libcentro por dos temporadas en Liceo de Curicó”, detalla el jugador, que espera titularse de profesor de Educación Física y luego perfeccionarse. 

Quezada cree que este cambio le reportará puros beneficios, ya que Español es uno de los clubes con más tradición en la historia del básquetbol chileno. “Este año se viene cargado de cosas buenas en lo personal como en lo colectivo. Español es una institución seria que trabaja para sus logros paso a paso y ojalá que esos esfuerzos se transformen en un título de liga”, expresó.
Ricardo Armijo es hijo del recordado basquetbolista del equipo de Dimayor Iproch, Adolfo Armijo.

A sus 19 años, y tras egresar del Colegio Concepción, ya suma un título nacional con la Universidad de Concepción. El año pasado se fue a Ancud, pero una rebelde lesión lumbar lo sacó del equipo titular. Ahora está de vuelta en la isla y sueña con ganarse un lugar en el quinteto estelar.

 “Mi desafío para este año es poder seguir consolidándome como jugador y espero no sufrir ninguna lesión durante el año”, recalca el espigado ala pívot, quien cree que difícilmente surgirán más jugadores chillanejos. “Difícilmente pueden surgir más jugadores en Chillán, tanto yo como Sebastian Sáez no fuimos formados por un club deportivo o institución en Chillán. Para que puedan surgir nuevos jugadores debe haber un club formativo, trabajar con series menores y aumentar la competencia local, que la gente se motive”, analiza.

Armijo cree que sería vital que Chillán tuviera un equipo en la Libcentro para que los niños se motiven.

“Yo lo veo por ejemplo, ya viviendo en Ancud por segundo año, ahora entiendo por qué tantos jugadores han salido de acá, por qué hay una tradición, desde pequeños van al gimnasio y quieren ser como algún jugador del plantel”, sentencia.
Diego Fuentes egresó del Colegio Concepción, donde se impregnó de la pasión por el básquetbol. Fue seleccionado escolar, jugó por Chillán e integró el combinado que jugó la Libcentro. Ha sido campeón a nivel local con Unión Victoria, y a nivel nacional ha ganado roce defendiendo a su universidad, la UC del Maule, donde estudia Kinesiología.

Este hábil base de 22 años, que lleva 12 en este deporte y los últimos ocho en un nivel competitivo, jugó en la UC del Maule y la Libcentro por Liceo de Curicó.

“Mi meta es seguir jugando en el club y en la universidad, seguir paso a paso al profesionalismo, ir consolidándome dentro del club y la liga, y claramente mejorar mi juego. Ya es la tercera oportunidad que tengo de poder jugar la Libcentro y esta vez es segundo año consecutivo”, cuenta el apodado cariñosamente “Moe”.

El entusiasta basquetbolista chillanejo revela su gran sueño en este deporte. “Mi gran meta es llegar a los grandes clubes de Chile, salir campeón en las grandes ligas de nuestro país, participar en eventos internacionales y mi gran sueño es jugar por la selección nacional. Son metas difíciles, pero todo se puede lograr con trabajo”, asegura el talento que cada verano lidera la escuela de básquetbol Unión Victoria, que funciona en el Liceo B-12.

Diario Discusion


 
-
 
Copyright © 2014 Zona Basket Curico